Carrito

Envios GRATIS a partir de 15 € (Península y Baleares)

El caftán: la historia de una prenda versátil hecha para trascender

El origen del caftán reside en países árabes con climas cálidos, los cuales fomentaron la búsqueda y creación de una prenda cómoda y perfecta para combatir las altas temperaturas. Pero fue su extensión por occidente de la mano de grandes marcas como Dior o Balenciaga en los años 60 y 70 lo que generó el asentamiento de una de las prendas más solicitadas en la actualidad. Su uso no se ha limitado únicamente a los planes de playa o piscina, sino que esta prenda se ha extendido a otros ámbitos: desde la ciudad hasta la alfombra roja de Hollywood.

¿Qué es un caftán?

La Real Academia Española (RAE) define el caftán como una “vestimenta amplia y larga, sin cuello y con mangas anchas, usada especialmente en los países musulmanes“. Sin embargo, su estética ha evolucionado en función de las necesidades de cada cultura que lo ha implantado (por ello existen los caftanes persas, mogoles, turcos, marroquíes, etc.), lo cual ha provocado que haya caftanes largos, menos largos, con mangas largas, mangas francesas, lisos, con botones, con capucha, etc.

Caftán Capri naranja, de Montsaint

Origen del caftán

La historia del caftán se remonta a la antigua Mesopotamia. Desde el Imperio Persa se acabó extendiendo por Rusia y Europa del Este en el siglo XII gracias, también, a la expansión geográfica del islam. En un principio, el caftán era una prenda masculina, es decir, llevada únicamente por hombres. Sin embargo, el desarrollo social hizo que las mujeres se apoderasen también de él, convirtiéndolo actualmente en una prenda unisex en aquellos países en los que tradicionalmente se ha llevado.

En Occidente, en cambio, parece ser una prenda asociada al género femenino, aunque dicha barrera comienza a ser cada vez más difusa. La integración del caftán al armario europeo fue gracias a grandes diseñadores de la talla de Balenciaga o Dior. Cristóbal Balenciaga comenzó a confeccionar estas prendas con tejidos ricos y cierta estructura. Por su parte, Christian Dior “adaptó el estilo de los kaftanes tradicionales a sus batas femeninas de noche”, tal y como afirma Vogue.

Posteriormente, Yves Saint Laurent reinterpretó el caftán también fruto de sus estrechos vínculos con Marruecos (teniendo en cuenta que solía veranear en Marrakech y que era originario de Orán, Argelia). La confección de un caftán corto causó sensación en ciudades de moda de aquel entonces como Saint-Tropez, entre otras.

Caftán Nairobi azul, de Montsaint

¿Y posterior a la década de los 60?

A finales de los 90 vemos el retorno de esta prenda de la mano de Tom Ford, el cual diseñó muchos de ellos para el periodista de moda André Leon Talley, que utilizaba esta prenda como forma de comunicar su sentido de la moda con el mundo y de disimular su sobrepeso que llegó a acomplejarle.

Actualmente, esta prenda sigue siendo diseñada por marcas como Etro o Elie Saab. Además, su uso no se ha limitado únicamente a la playa y la piscina. Sino que hasta en la ciudad es posible ver a personas vistiendo un caftán o, al menos, una reinterpretación del caftán tradicional. Incluso artistas como Uma Thurman o Angelina Jolie lo han lucido en alguna que otra alfombra roja. Todo ello demuestra que se trata de una prenda versátil y perfecta para perdurar en el tiempo.

One comment

  1. […] origen del caftán, como ya hablamos en una de las últimas entradas de este blog, reside en los países de árabes con climas calurosos en los que se convertía en una […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envios GRATIS a partir de 15 €

Shipping to Europe from 1,95 €

Compra por teléfono

910054006Lunes a viernes 9 a14h

14 días de devolución

Devolución íntegra

Pago 100% seguro

Visa / MasterCard / Paypal

Copyright ©  2017-2021 · Montsaint · Todos los derechos reservados.

¿Necesitas ayuda?